Alfredo Bueno, tu experto en moldes de silicona
Teléfonos: (34)609 970 819 - (34)976 126 270
English

2002, Obras+importantes

2002-REPRODUCCIÓN DE ESTELA DE VALPALMAS

Actuación en el Museo Provincial de Zaragoza. Se realizan moldes de silicona con soporte de poliester, para reproducir

 

Esta singular estela antropomorfa reúne diversos signos de poder de tradición mediterránea: el escudo, la lira y la misma forma de representación humana.
Originariamente la estela remataba en una cabeza hoy desaparecida, indicándose la parte inferior del rostro mediante incisión.
El gran escudo de escotadura en «V», decorado con una multiplicidad, casi laberíntica, de círculos concéntricos, es síntesis de la panoplia del héroe o monarca guerrero.
La lira de múltiples cuerdas, de raigambre oriental, indica la posesión aristocrática de la música. El instrumento puede aludir, tal vez de forma inseparable, al músico que lo sabe tocar, esclavo altamente cualificado como bien de prestigio del monarca. Personas y objetos de lujo forman parte simultánea de las pertenencias de un alto caudillo o rey. Pero en el antiguo Mediterráneo la lira es también signo del mismo príncipe y guerrero que en ella ejercita su ocio (Aquiles). En contextos funerarios la lira introduce además la idea de la “muerte bella” del noble. En vasos del Bronce Final griego en el Mediterráneo oriental hallamos tañedores de una enorme y desproporcionada lira en conjuntos funerarios.
La estela de Valpalmas constituye un precedente de la serie de estelas antropomorfas o estatuas-estela ibéricas, con representación de ambos géneros. Los ejemplos con figuración masculina se hallaron en Altea la Vella (Alicante) y Nogueruelas (Teruel). Las estelas femeninas conocidas son las de Espejo (Córdoba) y Ares del Maestre (Castellón).