Alfredo Bueno, tu experto en moldes de silicona
Teléfonos: (34)609 970 819 - (34)976 126 270
English

Obras+importantes, Restauración

1998-Restauración de La Catedral de La Seo. Zaragoza

Moldes insitu
Moldes para restauración de fachadas Restauración  la Seo en 1998

Catedral del Salvador de Zaragoza, llamada por antonomasia «La Seo»

Entre 1980 y 2000 se emprendió en la Seo un proceso de restauración, en el que se abordó la reparación en profundidad el edificio.
1995-1998: restauración completa de la torre, chapitel, reloj, órgano, retablo mayor, yesería, capillas y el museo de tapices. Fue dirigida por el equipo Franco-Pemán.

En 1998 se actuó en la fase final de la restauración exterior del templo,   consolidando zonas deterioradas de las figuras que adornan la torre, en la parte superior “la Virtudes” y en la zona del reloj, el conjunto escultórico de figuras que representan la alegoría del tiempo. Las figuras habían sufrido mucha erosión con el paso del tiempo, así que una vez consolidado grietas, se pasó a modelar  los rostros y detalles de los personajes, luego se hizo moldes de piezas de escayola, que una vez desmoldeado y limpio se rellenó el hueco con mortero especial para restauración en exteriores, retirando el molde de escayola una vez fraguado.

Un recuerdo especial para el escultor Carlos Ochoa Fernández que recreó de nuevo las figuras. Nació en Zaragoza, Provincia de Zaragoza, en 1958 y murió en Zaragoza en 2002. Escultor. Estudió en las Escuelas Pías de Zaragoza y en la Escuela de Artes de Zaragoza. Fundó en Zaragoza el espacio La Nave, junto a los artistas Guillermo Moreo y Pepe Cerdá.

También en este año 1998 se realizan varios moldes de silicona insitu para realizar réplicas en escayola de las yeserías decorativas en las capillas de Sto. Tomás de Villanueva, San Marcos y Sto. Dominguito, del, interior del recinto.

Recientemente, en 2014, realizo una serie de molduras,  para la Sala Capitular. En este caso al ser molduras de perfil contínuo, sin elementos decorativos, se pueden fabricar los metros necesarios para reponer los que faltan, con el método tradicional del corrido con terraja.